Luca


(Luca)

  • Dirección: Enrico Casarosa
  • Guion: Jesse Andrews, Mike Jones
  • Género: Aventuras, comedia
  • País: EEUU
  • 95 minutos
  • Disponible en Disney+

La historia se desarrolla en un hermoso pueblo al lado del mar en la Riviera Italiana. Es la del crecimiento de un niño que experimenta un verano inolvidable con helado, pasta e interminables viajes en scooter. Luca comparte estas aventuras con su nuevo mejor amigo, pero toda la diversión se ve amenazada por un gran secreto: es un monstruo marino de otro mundo ubicado justo debajo de la superficie del agua.

Por Manuel J. Lombardo

El esquema y los asuntos siguen siendo más o menos los mismos: salir del cascarón, reforzar la identidad y los vínculos primordiales, cantar la amistad verdadera y elogiar la diversidad y la diferencia. Empero, cada nueva entrega de Pixar, ahora con paraguas y protección de seguridad de Disney, va abriendo caminos, figuras y escenologías para sus fábulas con moraleja, también ensanchando la morfología y el planeta animados para buscar en los rincones del estereotipo cultural la singularidad de sus relatos de vocación global. 

Directamente a su plataforma Disney+, Luca nos traslada a la costa italiana de la Liguria anclada en un tiempo suspendido, más concretamente a su fondo submarino, para presentarnos a su joven protagonista, un pequeño monstruo marino que se transforma en niño cuando sale a la superficie, pretexto para una aventura de iniciación y descubrimiento del mundo que se expande en tierra firme entre las callejuelas empinadas y los vecinos de uno de esos pueblos típicos sacado de las películas de Don Camilo y de todo ese neorrealismo rosa que hizo del costumbrismo y la comedia el marco recurrente para la amable sátira social. 

«Luminosa fantasía de la italianidad plagada de pequeños detalles para iniciados y gags memorables que hacen irresistible aguantar hasta el previsible final en busca de una nueva gratificación inesperada»

Mientras los más pequeños pueden seguir la historia de Luca, su cómplice Alberto y la niña Giulia (¡hola, Julia!), trío de raritos dispuesto a desbancar a los bullys del panorama local en una competición deportivo-gastronómica, el espectador adulto puede ir localizando y anotando cada una de las muchas citas, guiños y homenajes cinéfilos o culturales que la atraviesan: un barco llamado ‘Gelsomina’, una foto de Mastroianni en el retrovisor de una Vespa, los carteles de La Strada y Vacaciones en Roma colgados en la pared, un personaje llamado Ércole Visconti, las canciones pop de los sesenta y las arias de ópera, un gato llamado Maquiavelo… 

Luca despliega así su mensaje conciliador como una luminosa fantasía de la italianidad plagada de pequeños detalles para iniciados, pistas de contexto y trasfondo mitológico que hacen irresistible aguantar hasta el previsible final en busca de una nueva gratificación inesperada. Y lo es también, entre gags memorables como ese en el que los padres lanzan niños a la fuente esperando su transformación, esa leve y fugaz espuma de las olas en la orilla que, como en aquel corto de Kiarostami que homenajeaba a Ozu, se mantiene en plano bastante más tiempo del necesario para la narración de una película como esta.  

  • Fotografía: David Juan Bianchi, Kim White
  • Montaje: Catherine Apple, Jason Hudak
  • Música: Dan Romer
  • Distribuidora: Disney